En 1876, un 14 de enero, el inventor Alexander Graham Bell patentó el primer teléfono: un dispositivo voluminoso con una boquilla curvada y un auricular conectado por cables. Se veía muy diferente a los celulares de hoy.

Así ha sido la evolución de la máxima herramienta para comunicarnos.

En la década de 1930, el famoso diseñador industrial Henry Dreyfuss creó lo que muchos consideran el primer teléfono moderno: el modelo 302. Su diseño marcó una desviación de los modelos anteriores: el timbre está en el teléfono (en lugar de un componente separado), la cuna se encuentra horizontalmente, y hablas y escuchas la misma pieza que descansa en la parte superior.

Después del Modelo 302, AT&T se dio cuenta de que podría vender el teléfono a las masas. La base tradicionalmente cuadrada del teléfono fue reemplazada por un diseño más delgado con una pantalla táctil, llamada Trimline, producida por primera vez por la compañía telefónica en 1965. También se agregaron botones para “*” y “#”.

Hasta 1977, AT&T tenía el monopolio del diseño de teléfonos en los Estados Unidos. Pero ese año, la Corte Suprema levantó las restricciones que una vez impidieron que las personas compraran y diseñaran sus propios teléfonos. Esta decisión, junto con la desinversión de AT&T de Bell Company, dio como resultado todo tipo de diseños creativos de teléfonos, incluido el de Beocom de los años 80.

Durante los años 80, los teléfonos se liberaron del cable, un diseño popular fue el Dancall 5000, del diseñador británico John Stoddard.

Los teléfonos comenzaron a reducirse aún más a principios de los 90. Podías cargar el teléfono Talismán 1994 en la base que venía con él.

Motorola lanzó el StarTAC en 1996, un pequeño teléfono plegable gris con una pantalla y teclas ovales.

El iPhone, que se estrenó en 2007, transformó el teléfono convirtiéndolo en una pequeña computadora móvil. Aunque otros teléfonos con pantalla táctil habían llegado antes, la elegante interfaz del iPhone revolucionó el diseño del teléfono móvil.


Source: Financiero