SAN DIEGO.- California rechazó el plan del gobierno de Donald Trump de enviar a la Guardia Nacional a la frontera por considerar que esa rama de las fuerzas armadas no tiene competencia para aplicar leyes de inmigración, dijeron fuentes.

El estado le informó a las autoridades federales que los soldados no tendrán permiso de reparar vehículos, manejar cámaras de vigilancia o reportar actividades sospechosas a la Patrulla Fronteriza, según funcionarios, que pidieron no ser identificados.

Añadieron que la Guardia Nacional tampoco podrá operar radios, o servir de respaldo a las unidades en sus puestos, en tareas como organización administrativa, compra de gasolina o elaboración de nómina salarial.

La semana pasada, el gobernador de California, Jerry Brown, anunció que desplegaría 400 elementos de la Guardia Nacional, a petición del presidente Donald Trump, pero aclaró que no se dirigirán a la frontera entre Estados Unidos con México y que no se encargarán de leyes migratorias.

En una carta enviada al Gobierno del presidente Trump, Brown dijo que los efectivos de California se enfocarán en la lucha contra el narcotráfico transnacional, contrabando de armas de fuego y tráfico humano.

Brown dijo que los miembros de la Guardia de California estarán desplegados en la frontera, en la costa y en otros lugares del estado.

La oficina del gobernador señaló que el despliegue se hará una vez que el Gobierno federal lo apruebe.


Source: Financiero