NUEVA YORK/LONDRES.- Los contratos al contado sobre el oro cambiaron de tendencia al final de la sesión cayendo por debajo de los mil 200 dólares, después de que la Reserva Federal de Estados Unidos anunció un nuevo incremento de su tasa de interés de referencia y posiblemente dos más para este año.

La decisión de la Fed ya era descontada por los mercados pero dio un giro respecto a las políticas que empleó durante años el banco central estadounidense para enfrentar la crisis financiera de 2007 a 2009 y la posterior recesión que golpeó a Estados Unidos.

El oro al contado operó con una baja de 0.1 por ciento a mil 294.73 dólares la onza en el mercado de Londres, luego de tocar previamente los mil 292.15 dólares, su menor nivel desde el 5 de junio.

Sin embargo, en la división Comex de la New York Mercantile Exchange, los futuros del oro para agosto cerraron con un alza de 1.90 dólares, o 0.2 por ciento, para negociarse en mil 301.30 dólares la onza.

Tempranamente alcanzó un mínimo de sesión de mil 295.60 dólares la onza troy.

Entre otros metales preciosos, la plata retrocedió 0.3 por ciento a 16.80 dólares, mientras que el platino ganó 0.1 por ciento 894.49 dólares la onza y el paladio bajó 0.9 por ciento a mil 009.22 dólares por onza.

El dólar estadounidense se debilitaba al cierre del mercado contra una cesta de monedas importantes divisas, un factor que favoreció al oro en Nueva York. El indice dólar cotiza en baja de 0.14 por ciento.

Los aumentos de tasas de interés empujan al alza los rendimientos de la deuda estadounidense y hacen al lingote, que no rinde intereses, un activo menos atractivo. También fortalecen al dólar, incrementando el costo de oportunidad para los inversores fuera de Estados Unidos.

Al elevar su rango meta de la tasa de fondos federales a entre 1.75 por ciento y 2 por ciento, la Fed retiró su compromiso de mantener los tipos bajos por el tiempo suficiente para estimular la economía “por algún tiempo” y dio señales de que toleraría una inflación por encima de su objetivo de 2 por ciento al menos hasta 2020.


Source: Financiero